El buen desempeño de las inversiones en instrumentos extranjeros jugó a favor de los fondos de pensiones chilenos durante marzo pasado, permitiéndoles cerrar el primer trimestre de este año con buenos dividendos y recuperar buena parte de las pérdidas anotadas en 2018. Los datos indican que mientras el Fondo A (más riesgoso) acumuló una rentabilidad real de 5,96% en el período enero-marzo 2019, el Fondo B (riesgoso) anotó una de 5,51% y el Fondo C (intermedio) una de 5,20%. Mismo camino que siguieron los fondos más moderados, con retornos trimestrales de 4,67% real en el caso del D (conservador) y de 3,43% en el E (más conservador).

Tras este buen rendimiento, los ahorros previsionales de los trabajadores acumulan activos por US$ 208.030 millones, informó hoy la Superintendencia de Pensiones.

Según detalla el reporte que elabora mensualmente la entidad, en marzo pasado mientras los fondos A (más riesgoso) y B (riesgoso) obtuvieron rentabilidades reales de 2,27% y 2,15%, respectivamente, el Fondo C (intermedio) ganó un 2,35% real. Los fondos D (conservador) y E (más conservador), en tanto, rentaron 2,21% y 1,86%, respectivamente.

El desglose también muestra una trayectoria positiva en 12 meses, en especial en los fondos más moderados. Y es que el Fondo E lideró con una rentabilidad real anual de 5,70%, seguido de un 5,47% anotado por el D y de 4,48% real anual en el caso del C. Los fondos A y B, reportaron ganancias reales de 2,23% y 2,78%, respectivamente, en igual período analizado.

Lo anterior fue replicado por parte de los fondos de cesantía, los que a marzo pasado acumularon activos por US$ 12.373 millones. El informe de la Superintendencia de Pensiones revela que en el primer trimestre de este año el Fondo de Cesantía correspondiente a las cuentas individuales (CIC) rentó un 1,99% real y el de Cesantía Solidario (FCS) un 3,24%. En marzo último, anotaron rentabilidades mensuales de 1,85% y 2,06%, respectivamente.

Fondos de Pensiones

De acuerdo al reporte del organismo, la rentabilidad mensual del Fondo A se explica principalmente por el retorno positivo que presentaron las inversiones instrumentos extranjeros, lo que fue parcialmente contrarrestado por las pérdidas generadas por las inversiones en acciones locales. Pese a que en marzo pasado hubo resultados negativos en la mayoría de los principales mercados internacionales, las inversiones de los fondos de pensiones chilenos se vieron impactadas por la depreciación del peso chileno respecto de las principales monedas extranjeras, favoreciendo las posiciones sin cobertura cambiaria. Lo anterior se puede apreciar al considerar como referencia la caída en dólares que anotaron los índices MSCI mundial y MSCI emergente, de 0,05%[1] y 1,51%[2], respectivamente, sumado a la apreciación de 4,80% de la divisa norteamericana y una caída en la rentabilidad de los títulos accionarios locales medido por el IPSA de 2,95%[3] en el tercer mes de 2019.

En cuanto al buen comportamiento de los fondos B, C y D, este se explica principalmente en la rentabilidad obtenida por las inversiones en instrumentos extranjeros y títulos de deuda local, lo que fue parcialmente contrarrestado por los retornos negativos de las inversiones en acciones locales.

Finalmente, la rentabilidad del Fondo E resulta de las ganancias generadas por las inversiones en títulos de deuda local. En marzo pasado cayeron las tasas de interés de los instrumentos de renta fija nacional, lo que contribuyó positivamente a la rentabilidad de estos fondos por la vía de ganancias de capital.

Fondos de Cesantía

La rentabilidad del Fondo de Cesantía y del Fondo de Cesantía Solidario se explica principalmente por el retorno positivo que presentaron las inversiones en títulos de deuda local e instrumentos extranjeros. Al respecto, en marzo pasado se observó una caída en las tasas de interés de los instrumentos de renta fija nacional, lo que implicó un aporte a la rentabilidad de estos fondos por la vía de las ganancias de capital. Esto se puede apreciar al observar la rentabilidad nominal del índice SP_RF, que aumentó 2,20%[1] durante el tercer mes de 2019.

Respecto de los instrumentos extranjeros, pese a que durante marzo último se vieron resultados mixtos en los principales mercados internacionales, estas inversiones fueron afectadas por la depreciación del peso chileno respecto de las principales monedas extranjeras, lo que favoreció la rentabilidad de estos fondos. Para ello, cabe considerar el retorno en dólares de los índices Bloomberg Barclays Capital Global Aggregate (renta fija) y MSCI World (renta variable), con un alza de 1,23%[2] y una caída 0,05%[3], respectivamente, y la apreciación de 4,80% de la divisa estadounidense.

En el caso del Fondo de Cesantía Solidario, su rentabilidad fue parcialmente contrarrestada por las pérdidas de las inversiones en acciones locales. Como referencia se considera la rentabilidad nominal del índice INFOCES, que cayó 3,57%[4] en el mes.